Historia

La siguiente breve reseña histórica busca honrar a nuestro Gran Dios, Soberano y Fiel, relatando las grandes cosas que Él ha hecho a nuestro favor a través de los pasados 45 años.  Él es quien escogió y preparó a los instrumentos humanos que Él decidió usar, y Él es quien les guió para llevar a cabo un tipo de trabajo misionero no conocido antes en el Perú: la movilización de equipos misioneros de jóvenes.

Aunque los líderes y los participantes cometieron muchos errores debido a su inexperiencia en este tipo de trabajo, Dios siguió siendo fiel en enseñarles, corregirles, proveer para sus necesidades, librarles de muchos males (accidentes, enfermedades, muerte, etc.), y en bendecir su palabra sembrada por ellos (cumpliendo su promesa que su palabra no volvería vacía).  De esta manera, el evangelio pudo ser llevado a muchos pueblos del Perú donde no se había predicado antes, muchas personas se convirtieron, y Dios levantó congregaciones en pueblitos donde antes no existía una iglesia evangélica.

Damos gracias a Dios que la mayoría de estas nuevas iglesias siguen adelante para el Señor, afiliadas a las denominaciones que apoyaron el trabajo de los equipos misioneros de Segadores.  También alabamos a Dios por la manera en que su Espíritu obró poderosamente dentro de las vidas de muchos de los jóvenes y señoritas que participaron en las capacitaciones de Segadores, haciendo que ahora ellos sean fieles siervos de Dios, y aún líderes en sus denominaciones.

¡Cuan grande y fiel es Dios! ¡Él ha hecho grandes cosas, no Segadores!  Nosotros no somos más que siervos inútiles que Dios decidió usar a pesar de nuestros defectos y deficiencias para que la gloria sea de Él. ¿Y qué es Segadores? Es solamente un canal que Él decidió formar y usar para la extensión del evangelio.

Como ya se ha indicado, esta es solamente una breve reseña histórica del trabajo de Segadores, pues está en preparación un libro con muchos más detalles (y fotos) sobre lo que Dios ha hecho, y quienes Él ha usado en este proceso. Le animamos a comprar el libro cuando se publique pues allí podrá leer muchos testimonios de las cosas maravillosas que Dios ha hecho en vidas y circunstancias durante los 45 años que han pasado.

LA PREPARACIÓN

En su plan soberano, Dios escogió usar en su gracia a cierto joven misionero para fundar a Segadores y  para dirigir a esa agencia misionera en el cumplimiento de ciertas tareas que Él había escogido para ella. También llamó a otros jóvenes para trabajar junto con él (formando un equipo) para la realización del objetivo escogido por Dios. Al reflexionar sobre el pasado, ahora entendemos un poco mejor los siguientes aspectos del plan de Dios para Segadores:

Su misión (o tarea):llevar el evangelio a los no alcanzados (aquellos que no lo habían escuchado todavía).

Su método: por medio de jóvenes consagrados a Él, trabajando en equipos misioneros.

Su instrumento humano: su siervo Pedro Hocking Weeks

La preparación de su siervo:Mapa de bits en Sin título-1

  1. Dedicado a Dios antes que naciera. Esta es una de las razones que Dios le llamó a su servicio.
  2. Nacido en Iquitos, Perú. Es ciudadano peruano. Esto le ha ayudado a identificarse con otros peruanos.
  3. Criado en el hogar de misioneros norteamericanos, siervos de Dios. De esta manera recibió una buena formación cristiana y aprendió como es que se sirve a Dios.
  4. Criado en la selva peruana. De esta manera, se familiarizó con las realidades de la selva, donde viven las comunidades nativas no alcanzadas.
  5. Convertido a la edad de 12 años. Así entró a una relación personal con Cristo y aprendió a buscar ser guiado por Él siempre.
  6. Observó cómo sus padres servían a siervos de Dios de otras denominaciones y misiones. Así aprendió a reconocer que el cuerpo de Cristo era más grande que su denominación, y a valorar el servir a otros.
  7. Ayudó a su padre en la obra de Dios cuando era adolescente. De esta manera, aprendió a ser diligente en las cosas de Dios, y desarrolló una compasión por personas en necesidad espiritual.
  8. Capacitado en el Instituto Bíblico Moody (Chicago, U.S.A.) en los años 1959-1963. Así consiguió un buen fundamento bíblico para su vida y ministerio.  También fue inspirado y retado por grandes siervos de Dios a servirle con excelencia y sacrificio.
  9. Recibe una visión misionera más amplia en Moody.De esta manera, llegó a interesarse por misiones en muchas partes del mundo.

Mostrándole el método de trabajo:

  1. Por medio de la participación en células de capacitación de Operación Movilización (mientras estudiaba en Moody).
  2. Por medio de la participación en una cruzada de evangelización casa por casa en México (mientras era alumno en Moody).
  3. Por medio de la ejecución de dos cruzadas en el Perú en los años 1961 y 1962.
  4. Por medio de la capacitación y liderazgo de equipos misioneros durante los primeros años de Segadores.

NACIMIENTO DE SEGADORES

historiaDurante el último año de Pedro Hocking en el Instituto Bíblico, él y varios compañeros vieron la necesidad de tener una agencia misionera que facilitara la capacitación y movilización de jóvenes misioneros peruanos. Intentaron afiliarse a una agencia misionera que ya hacía esto en otras partes del mundo, pero fueron rechazados.  Como no había nadie en el Perú que hacía esta clase de trabajo, y reconociendo la necesidad de una debida administración y rendición de cuentas, (después de mucha oración para estar seguros de la dirección de Dios), ellos formaron a Segadores en el mes de mayo de 1963.  Originalmente, el nombre fue Segadores de la Cosecha, debido a la convicción que el Perú estaba maduro para la cosecha de personas para el reino de Dios. Posteriormente, el nombre fue modificado a Asociación Segadores.

EL PRIMER EVENTO DE SEGADORES

Dios había usado los informes de las cruzadas de los años 1961 y 1962 para despertar en muchos de los alumnos del Instituto Bíblico Moody una fuerte carga por llevar el evangelio al Perú. Esto resultó en que 8 de ellos, por fe, decidieran acompañar a Pedro en la cruzada de junio 1963. Dios obró con milagros de provisión y fueron al Perú para usar sus vacaciones sembrando el evangelio. Con los 3 jóvenes peruanos que se unieron al esfuerzo, formaron tres equipos misioneros que evangelizaron sistemáticamente a pueblos de dos zonas de la sierra central, y de dos zonas de la selva. Trabajaron durante tres meses y vieron buenos resultados. Terminado el evento, los 8 jóvenes norteamericanos regresaron a su país para continuar sus estudios teológicos, y Pedro se quedó en el Perú para continuar el trabajo empezado.

PONIENDO LOS FUNDAMENTOS DE SEGADORES (Años 1963-1983)

Durante estos primeros 20 años, se trabajó en pequeña escala (6-8 misioneros) ganando experiencia, perfeccionando métodos de trabajo, produciendo manuales de capacitación, y formando líderes de confianza.

Durante los primeros dos años, Segadores trabajó en México además de trabajar en el Perú. También tenía una directiva y oficina en los Estados Unidos.  Después la organización en los Estados Unidos  fue clausurada, y el trabajo continuó exclusivamente en el Perú.

Durante los primeros tres años, los equipos misioneros eran de jóvenes norteamericanos juntamente con jóvenes peruanos; pero desde 1967 solamente peruanos participaron en los equipos.

En octubre de 1966 el hermano Pedro se casó con la señorita Marta Dade, hija de misioneros de Venezuela, y compañera de estudios del Instituto Bíblico Moody.  Se ubicaron en una casa alquilada en Chosica. Allí se realizaron las capacitaciones misioneras por varios años.

El logo de Segadores durante los primeros 26 años fue una Biblia abierta (mostrando el mandato “Id y predicad el evangelio a toda criatura”), dos espigas (simbolizando el campo maduro para la cosecha), y una espada de dos filos (representando la Palabra de Dios que se usaba en la guerra espiritual).

En 1979 Segadores formalizó su existencia por medio de inscribirse en Registros Públicos. Los fundadores en ese tiempo fueron Pedro Hocking, Gilberto Martinez, Melchor Huillca, y Eleodoro Garay. El siguiente año Segadores abrió su primera oficina al público en la calle Roosevelt, en el centro de Lima. Las secretarias (en el orden en que sirvieron) fueron Lilly Rodríguez, y Nancy Chávez.

Durante estos primeros 20 años, trabajaron con Segadores los siguientes misioneros:  Pedro Hocking y su esposa  Marta, Juvenal Clemente, Gilberto Martínez y su esposa Vilma, Melchor Huillca y su esposa Agustina, Eleodoro Garay y su esposa Lidia, Zacarías Laurencio y su esposa Juana, Juan Victor Puentes, Angel Cancio, y Saúl Huamán.

FORTALECIENDO EL TRABAJO (Años 1984-1989)

Durante este periodo, Segadores formó redes de cooperación con ministerios afines en el exterior (entre ellos Christian Aid, Cooperación Misionera Iberoamericana – COMIBAM, y Puertas Abiertas). También estableció lazos de cooperación con varias entidades evangélicas dentro del Perú (tales como el Concilio Nacional Evangélico del Perú – CONEP, y varios Institutos Bíblicos).

Algunos de los líderes de Segadores asistieron a varios congresos misioneros en el exterior (como al Primer Congreso Misionero Iberoamericano en Sao Paulo, Brasil, en 1987).

Durante este periodo el terrorismo azotó al Perú, pero equipos de Segadores trabajaron en varias zonas “rojas”, desarrollando nuevas estrategias para escapar de la violencia mientras ayudaba a la Iglesia Sufriente en esos lugares. También participó en la Red Ágape, en cooperación con otros ministerios, para fortalecer a la Iglesia Sufriente.

La oficina en el centro de Lima fue cerrada en el año 1986, y continuó solamente en la casa del fundador. Las secretarias durante este periodo fueron  Mayela Núñez y Luz Berrú.

 Los misioneros que entraron a trabajar con Segadores durante este periodo fueron: Manuel Salazar, Adila Berrú, Elly Palacios, y Darío de la Cruz.  También algunos de los misioneros solteros se casaron. Saúl se casó con Clara Villanueva, Angel se casó con Mayela Núñez.

HACIA LAS ETNIAS NO ALCANZADAS (1990 hasta el presente)

Como resultado de estudiar las bases bíblicas de la misión (en material de COMIBAM), los líderes de Segadores se convencieron que Dios quería que la prioridad en el trabajo sea evangelizar a las etnias (o naciones) no alcanzadas en el Perú y en el mundo.  Esta clarificación de la visión llevó el movimiento a investigar la realidad de las etnias del Perú (descubriendo cuales no tenían iglesia), y a promover intercesión a favor de las etnias no alcanzadas del Perú y del mundo. También tuvo que cambiar su forma de hacer capacitación misionera (para que sea transcultural), y su manera de trabajar de los equipos misioneros (que ya no sería la de evangelizar, sino de observar la cultura y aprender el idioma).

MISIONEROS EXTRANJEROS

Por primera vez, misioneros extranjeros vinieron a trabajar a tiempo completo con Segadores. Cada uno de ellos contribuyó en alguna manera a fortalecer el trabajo hacia las etnias no alcanzadas del Perú. En orden de llegada, fueron los siguientes:

Nombres
País de Origen
Año
Llegada a Segadores
Año
Retirada de Segadores

 Roy y Barbie Palavicini, hijas Karina y Karisa

Costa Rica

1992

1996

 Rodrigo Villarroel

Chile

1992

2002

 Rubén y Militza Carrasco, hija Paola

Venezuela

1993

1996

 David Rojas

Venezuela

1993

1998

 María Carolina Medina

Venezuela

1993

1996

 David y Emma Bredeman, hijo Jonatán, hijas

U.S.A. y Perú

2000

2001

 Adina Orboiu

Rumanía

2002

presente

 Marcus Dumitru

Rumanía

2003

presente

 Aurelia Trascu

Rumanía

2006

presente

 Liviu y Amalia Acatrinei

Rumanía

2007

presentes

CAPACITACIÓN MISIONERA ETAE

Para tener misioneros aptos para trabajar con las etnias de otras culturas, Segadores modificó sus capacitaciones para que sean transculturales. Para aprender cómo se hace esto, cinco de sus miembros participaron en una versión breve del entrenamiento ETNO en la selva de Costa Rica en febrero de 1996.  El año siguiente 1997), en el mes de febrero, Segadores inició su nuevo programa de capacitación misionera llamada Entrenamiento Transcultural Alcanzando Etnias (ETAE). El enfoque dejó de ser el de ministrar   (por medio de evangelizar, y ayudando a iglesias débiles) sino el de observar (aprendiendo cómo son las costumbres y el idioma de un grupo nativo).  Al comienzo todos los alumnos fueron peruanos, pero más adelante participaron también alumnos chilenos,  venezolanos, y un argentino.

CENTRO PARA MISIÓN

En 1997 el liderazgo de Segadores decidió que se necesitaba un local propio para las capacitaciones misioneras. En 1998 se inició, por fe, la compra de un amplio terreno en Residencial Pariachi (cerca de km. 15 de la Carretera Central, en las afueras de Lima), y se tuvo una ceremonia dedicando el terreno a Dios.  Dios obró milagros de provisión económica, haciendo posible avanzar con la construcción del Centro en las siguientes etapas:

Poniendo los fundamentos……………………………… 1998
Construcción del primer piso …………………………. 1999
Construcción del segundo piso ………………………. 2001
Cancelación de la compra ………………………………. 2003
Construcción del tercer piso ……………………………. 2005

Varias veces equipos de construcción vinieron de iglesias en los Estados Unidos para ayudar. El edificio está destinado a ser de cuatro pisos, y para multi-uso, en apoyo a los ministerios de Segadores, y en servicio a otras entidades evangélicas (para realizar allí sus capacitaciones y retiros espirituales). Algunas iglesias han realizado allí también matrimonios. Realmente, Dios ha hecho grandes milagros para hacer posible el progreso en la construcción hasta aquí (sin deudas), y creemos que Él lo seguirá haciendo hasta que el edificio llegue a ser todo lo que Él quiere que sea. Avanzamos de acuerdo a lo que Él provee.

TRABAJO MISIONERO ENTRE LOS ASHÉNINKAS

La historia de como Dios nos guió a trabajar con los Ashéninkas del Río Anacayali es muy interesante. (Este es un grupo sin iglesia, pero en contacto con el mundo mestizo.  Otros misioneros habían hecho esfuerzos por evangelizarles, y habían hecho una traducción del N.T. en su idioma, pero no se logró formar una iglesia viable entre ellos.)

El involucramiento de Segadores con este grupo Ashéninka empezó con dos visitas de nuestro misionero Rodrigo Villaroel en búsqueda de la familia de una señorita Ashéninka que trabajaba en Lima como empleada. En su primera visita a la comunidad, casi le mataron, pensando que era un terrorista. En su segunda visita, quisieron que él se quedara en su pueblo para enseñarles más acerca de Dios. Él no pudo quedarse, pero prometió enviar a otra persona.  Esa persona fue Macedonio Huamaní, quien visitó a la zona 3 años más tarde. El nuevo jefe de la comunidad dijo que no querían misioneros, pero aceptó que un mestizo con esposa Ashéninka venga a vivir con ellos como comunero. Macedonio hizo los arreglos, y la comunidad aceptó a Jorge Suasnaber como nuevo comunero de la comunidad, y le dió un terreno para su chacra y casa. Por medio de las frecuentes visitas de Macedonio (y otros misioneros de Segadores) a Jorge, llevándole ayuda material, los jefes del pueblo se familiarizaron con Segadores, y dos años más tarde aceptaron que enviemos misioneros para vivir y trabajar en la comunidad.

Los primeros misioneros que se establecieron allí fueron Marcus y Adina Dumitru.  Al empezar, tuvieron que sufrir muchas dificultades al vivir en una casa rústica prestada. Cuando se terminó de construir una casa misionera adecuada, los jóvenes Macedono Huamaní y Gerardo Huallacayán fueron a vivir y trabajar con ellos. Durante los años siguientes si hizo mucho para ayudar a los habitantes de la zona, llevándoles ayuda médica y dental gratis, regalándoles ropas y mosquiteros, útiles escolares, construyéndoles un pozo, dándoles capacitación dental, capacitación en costura, capacitación en artesanía, alfabetización, y enseñándoles la Palabra de Dios de manera cronológica. Poco a poco esto está dando su fruto.  Ahora dos o tres personas parecen realmente conocer ya a Cristo como su Salvador personal, y otros poblados están pidiendo misioneros. Desde el año 2008 hasta 2011 los esposos Liviu y Amalia Acatrinei estuvieron  trabajando con los Dumitru. Desde que ellos tuvieron que salir de la comunidad y hasta la actualidad,  familia Capucho, Gregorio e Inés trabajan junto con la familia Dumitru.

PRIMERA MISIONERA AL EXTERIOR

En el año 2002 salió a trabajar en el extranjero nuestra misionera Fanny Loza . Dios le ha dado un ministerio especial ganando a mujeres islámicas e hindús. Su vida y trabajo es difícil, pero Dios ha usado a nuestra hermana para ganar y discipular a varias mujeres.

HEREDEROS DE LA GRACIA

La hermana Joy Lee, hija de misioneros coreanos en Lima, nos compartió la necesidad de hacer algo para apoyar y capacitar a los hijos de nuestros misioneros, para que ellos amen servir a Cristo (en vez de rechazar el trabajo de sus padres). Es así que nació la visión de empezar un ministerio para hijos de misioneros y pastores.   Esta visión pegó fuertemente en varias mujeres, especialmente en nuestra misionera Antonia Yalta; tanto que en 1999 ella, juntamente con otras mujeres de Segadores, fundaron el ministerio Herederos de la Gracia para responder a esta necesidad. Con el transcurso del tiempo, este ministerio ha sido ampliado para incluir a hijos de pastores nativos, como también a niños nativos desnutridos.  También ha llevado a la creación de una capacitación misionera llamada ETAE Junior. (Según nos informan otros, Segadores es el único en el Perú que tiene un ministerio para hijos de misioneros y pastores.)

MINISTERIO A MUJERES NATIVAS

En ese tiempo del nacimiento de Herederos, nació otro ministerio en respuesta a una necesidad especial: el ministerio Damas Segadoras.  Sus encargadas reconocían que muchas esposas de obreros nativos se sienten inútiles en cuanto a poder ayudar a sus esposos en su ministerio, y que muchas de ellas también sufren de heridas emocionales debido a maltratos que reciben de sus esposos. La hermana Clara de Huamán fue elegida como la encargada de este ministerio.  Ella y su equipo organizaron la primera Conferencia de Damas Nativas, a la cual asistieron hermanas nativas Yáneshas y Asháninkas de la selva central. Esta se llevó a cabo en La Merced (Chanchamayo) con mucha bendición. Posteriormente, se llevaron a cabo reuniones para mujeres nativas Yáneshas y Asháninkas en sus propias comunidades.  Una vez se hizo también para mujeres Shipibas en Pucallpa. En todas estas reuniones, Dios ha restaurado y transformado las vidas de muchas mujeres.