Etica ministerial

COMO TRABAJAMOS

El trabajo de Segadores tiene las siguientes características:

1. Es en una forma no denominacional

Segadores no es una iglesia y no representa a ninguna agrupación eclesiástica (o denominación), ni tampoco es una denominación. Los misioneros que sirven con nosotros son de varias denominaciones evangélicas. Dentro de Segadores no se enfatizan las distintas particularidades y constumbres provenientes de cada denominación, pero tampoco se desanimán las convicciones personales, mientras no están fuera del marco bíblico. Además, las iglesias que formamos o plantamos, no son consideradas ni Segadores, ni de la denominación del misionero involucrado, ni de algúna otra denominación, sino que se respeta la decisión de los mismos miembros de esa nueva iglesia de formar parte de asociaciones o agrupaciones eclesiásticas.

2. Servimos de canál a las iglesias

Creemos que la iglesia es la herramienta de Dios para la evangelización del mundo. Creemos que es la responsabilidad de las iglesias locales enviar y sostener espiritualmente y financiero a cada misionero. Creemos que la iglesia sigue siendo la autoridad espiritual de los misioneros, y que extiende esta autoridad a la agencia misionera sólamente en los temas aferrentes al ministerio, y no de vida en general. Una agencia misionera no es y no debe ser una suplantadora que le quita a la iglesia sus obreros, sino la extención especializada por la cual la iglesia cumple con su Gran Comisión.

En este contexto, la agencia misionera (Segadores) es solamente un canal por el cual las iglesias mandan sus misioneros. Ya que en la iglesias locales no existe normalmente el grado de especialización, ni las herramientas necesarias para la tarea de misión transcultural, creemos es que la agencia misionera sirve a las iglesias, encargandose de que los misioneros sean preparados, guiados, aconsejados, supervisados, evaluados, con el proposito de cumplir con la tarea de plantar y discipular iglesias en culturas distintas. Hay muchos aspectos de la misión transcultural en los cuales la iglesia local no tiene experiencia y no es capaz de ayudar al misionero transcultural. En cambio, el canal (como Segadores) conoce bien el tema y puede manejar los problemas y los pormenores de cada caso.

3. Vivimos y trabajamos por fe

Creemos la enseñanza bíblica de que el “justo vivirá por fe”, y que esto se aplica no solamente en lo espiritual, y no solo a la salvación, sino también en lo material, en la dependencia total de Dios. Por esta razón, cada misionero de Segadores no depende de la agencia misionera para los recursos materiales, ni espera un pago por sus servicios. Si bien es cierto que la iglesia debe mantener sus misioneros, estos deben trabajar como para Dios, no para el hombre y hacerlo con esfuerzo y sacrificio personal, esperando de Dios su sustento.

La agencia misionera Segadores trabaja y logra todos sus proyectos a través de donacíones y ofrendas provenientes de individuos, iglesias u otras instituciones. Siendo una asociación sin fines de lucro, dependemos totalmente de Dios para que mueva los corazonez de nuestros amigos, colaboradores y socios para poder avanzar con la obra y sustentar todos los gastos correspondientes a la institución.

Lo mismo pasa con los misioneros que trabajan en Segadores. Dependen de donaciónes y ofrendas para seguír trabajando en el campo.

4. Nos ejercitamos en la oración

Creemos que Dios actúa en respuesta a las oraciones de su Pueblo, y que también estamos en una lucha espiritual. La victoria depende mucho de usar el arma poderosa de la oración. Por eso, acudimos a Dios en oración antes de emprender cualquier tarea o viaje, y pedimos a las iglesias que nos acompañen intercediendo a Dios a favor de la obra misionera. Promovemos la formación de células de intercesión misionera para que oren a nuestro favor en muchos lugares del Perú. Nosotros participamos en esas células de oración.

5. Trabajamos en equipo

Creemos que el trabajo misionero se hace en equipo (no a solas, o cada uno trabajando por su lado). Por eso, cada ministerio en Segadores tiene su equipo de trabajo que tiene un responsable, y también nos dirige un Consejo Directivo. El trabajo misionero en el campo también se hace en equipos (de dos o más personas o familias). Esto fortalece y protege tanto al trabajo como al trabajador.

6. Trabajamos bajo autoridad

Creemos que Dios dirige no solamente por medio de su Palabra, sino también por medio  de los hombres que El ha puesto en autoridad sobre nosotros. Creemos que cada misionero debe rendir cuenta a alguien. Por estas razones, tenemos un Consejo Directivo a quien respondemos,  y el Consejo responde a la Asamblea que lo eligió, y también cada equipo ministerial tiene su encargado. Si se trata de aspectos de la vida que salen de la esfera del ministerio  misionero con Segadores, cada persona tiene su iglesia y sus pastores o familias para rendir cuentas.

7. Trabajamos en los pueblos indígenas de la selva

Queremos seguir el ejemplo del apostol Pablo, no edificando sobre el cimiente puesto por otros sino yendo donde nadie va. Buscamos a los no alcanzados y los menos alcanzados. Siendo que la mayoría de las etnias no alcanzadas en el Perú son grupos tribales de la selva, allí concentramos nuestro trabajo. Actualmente trabajando en dos etnias nativas que tienen iglesias, fortaleciendo sus iglesias para que ellas aprendan hacer la obra misionera; y trabajamos con otro grupo indígena que no tiene iglesia, para plantar iglesias autóctonas allá. También buscamos abrir nuevos campos de trabajo en otros grupos tribales todavía aislados del evangelio, para enviarles misioneros. Todo esto requiere que nuestros misioneros vivan permanente dentro de las comunidades indigenas y o siquiera que pasen una buena parte del año en el campo.

8. Hacemos trabajo social

Creemos que el trabajo social es necesario para hacer un trabajo integral en las comunidades nativas, y que también es una buena manera de mostrarles que les amamos. Al mismo tiempo, reconocemos que el trabajo social no es lo más importante, sino lo espiritual (pues esto es de valor eterno). También, creemos que proyectos de desarrollo comunitario son más prácticos que la ayuda asistencial porque les ayuda a progresar (o superar), para no estar dependiendo siempre de donaciones. Por estas razones, procuramos que los proyectos sociales (que llevamos a cabo) no requieran mucha inversión de nuestro tiempo ni dinero, para poder cumplir el ministerio espiritual que Dios nos he encomendado. También estamos entrando a más proyectos de desarrollo.

9. Antes de evangelizar ponemos fundamentos para el evangelio

Hemos aprendido que, si queremos auténticas conversiones en comunidades nativas, no debemos evangelizar en las maneras acostumbradas en la cultura mestiza, sino que es indispensable primeramente darles las enseñanzas bíblicas que corrigen sus conceptos animistas. De esta manera (y solamente así), podrán ellos entender el evangelio correctamente, y realmente convertirse a Cristo. Por eso, en nuestro trabajo enseñamos la Biblia cronológicamente, poniendo fundamentos correctos para el evangelio, antes de evangelizar.